Seleccionar página

Nuevas Métricas de DataCenter

Llevamos ya unos cuantos años en los que todo el mundo habla del PUE, y es obvio que mucha gente lo hace porque es una de las modas TI. Si, el mundo TI también se rige por modas, al menos en lo que al discurso se refiere, y fabricantes, integradores y usuarios adaptan sus productos a estas modas, aunque en muchos casos es una simple adaptación del lenguaje.

El PUE es una métrica y sólo una métrica. Digo esto porque mucha gente ha elevado el PUE a los altares, una especie de bálsamo de Fierabrás que se lo dábamos a nuestro CPD y le curábamos todos los males. En los últimos años, bastaba con ir al evento de turno y contar a los colegas que nuestro CPD tiene un PUE bajo parar refrendar que somos los más avanzados e innovadores del mundo mundial aunque el servicio se nos caiga tres veces por semana. He visto, por desgracia,  gente que contaba el PUE de su CPD sin haberlo medido y sin saber realmente qué es el PUE.

Pero como he dicho al inicio del párrafo anterior (hay que insistir tanto como sea necesario), el PUE es sólo una métrica, y debemos analizarla desde dos puntos de vista: el social y el técnico. Desde un punto de vista exclusivamente técnico no es una métrica muy útil (esto lo explicaré en otro artículo), pero desde el punto de vista social ha tenido una utilidad tremenda: ha servido para poner el problema de la Eficiencia Energética (así, con mayúsculas) sobre la mesa.

Pero el gran error conceptual que mucha gente ha cometido es hablar de Eficiencia Energética del DataCenter como un concepto aislado. No, no podemos hablar de Eficiencia Energética sin relacionarlo con Riesgo, Calidad de Servicio, Disponibilidad, Coste, etc. Es obvio que estos parámetros están relacionados entre sí y el quid de la cuestión es conseguir la máxima Calidad de Servicio con el menor Coste, la máxima Eficiencia, la máxima Disponibilidad, etc. Pero en esta ecuación ¿qué significan exactamente máxima y menor? Pues son términos que cada organización deberá determinar en función de su política, y que en muchos casos no son fáciles de determinar. Además, para saber si estamos cumpliendo con nuestros objetivos o no, debemos establecer las métricas adecuadas que relacionen estos aspectos y determinen nuestro grado de cumplimiento: por eso son necesarias métricas que relacionen aspectos tan dispares entre sí.

Una de las cosas que hice por la FCSCL es afiliarla al consorcio Green Grid (si no me equivoco fuimos la primera entidad española en ingresar, y actualmente sólo hay dos), y personalmente participé en algunos de los grupos de trabajo de definición de nuevas métricas. Para difundirlas, iré publicando en el blog una serie de artículos sobre las nuevas métricas, cómo son, para qué sirven y cómo se miden. Como el verano es una época ideal para leer un poquito y preparar proyectos de cara al nuevo curso, tendréis periódicamente una serie de artículos al respecto. En el próximo comenzaremos por el Performance Indicator

Monitorización y Control Inteligente del PUE

Control del PUELa próxima semana tiene lugar el ASLAN (días 27, 28 y 29) y el congreso de enerTIC (días 28 y 29 de Marzo). Así que es un momento ideal para hablar de PUE, por lo que haré la presentación «Monitorización y Control Inteligente del PUE» en el Foro Tecnológico (será el día 28 de Marzo a las 11:45).

En la presentación os contaré qué es el PUE y el DCIE, cuales son sus componentes y cómo se comportan. Pero más importante aún, os introduciré al concepto EIT (Eficiencia IT) y desmitificaremos algunas cuestiones alrededor del PUE. Para hablar del PUE es necesario conocerlo, monitorizarlo y controlarlo. Para eso os presentaré MONICA.

El proyecto MONICA es un desarrollo liderado por Catón en el que participan la FCSCL (Fundación Centro de Supercomputación de Castilla y León) y el grupo HPCA (High Performance Computing Architectures) de la UJI (Universidad Jaume I).

El proyecto tiene dos objetivos principales:

  • Monitorizar el PUE. Es decir, monitorizar en tiempo real todos los dispositivos necesarios en el CPD para poder tener datos del PUE con precisión.
  • Controlar de forma inteligente y automática el CPD para mejorar la eficiencia. Por ejemplo: encendiendo o apagando servidores, desplazando máquinas virtuales de servidor, cambiando consignas en equipos de climatización, etc.

Es más, este aspecto puede realizarse conforme a unas reglas de negocio predefinidas, y puede usarse para diferentes propósitos. Mejorar la eficiencia energética es uno de ellos, pero puede ser también la minimización del riesgo.

El proyecto nos ha permitido aprender mucho sobre PUE y eficiencia en una gran instalación real. Por ejemplo, el hecho de que el PUE, tal y como está definido por The Green Grid, es una integración de un año. Y la optimización del PUE requiere trabajar con la derivada… Os presentaré algunos resultados y conclusiones sobre PUE y eficiencia que probablemente sorprendan a más de uno.

… Y hasta aquí puedo leer. Os recomiendo (a los que podáis) que vengáis el miércoles a la charla. No obstante, después de la charla colgaré aquí las transparencias, y me tenéis a vuestra disposición para consultas y dudas.

La Alta Densidad como necesidad para la Eficiencia Energética

Cada vez que cuento que en la instalación de la FCSCL hemos superado densidades de 44Kw por rack, veo dos tipos de reacciones: quienes lo ven en una presentación suelen ser escépticos (total, todos sabemos que en este oficio hay cierta costumbre de inflar números…). Pero también están las visitas a quienes se lo cuento in situ, mientras sufren lo que es estar detrás de racks chufando más de 40Kw por el tubo de escape: lo más parecido a un secador de cuerpo entero que os podáis imaginar.

En el discurso sobre nuestro secador siempre resalto dos cosas. La primera, que tener una instalación de estas características es todo un reto de ingeniería. Y la segunda, y mucho más importante,  es que esta alta densidad es fundamental para alcanzar una alta eficiencia energética. Es de sentido común: tratar un punto caliente es complicado, pero si se consigue es más eficiente que si se tiene calor disperso.

Empezamos con este discurso hace muchos años, y predicando en el desierto. Recuerdo, en unas jornadas de usuarios de supercomputación del año 2006, que hice una presentación sobre el gran problema de la eficiencia energética. La audiencia no me hizo puñetero caso: casi todos tenían unos clústeres de cálculo estupendos, pero a ninguno le tocaba pagar la luz. Además, y como ya he contado en más de una ocasión he conocido directores de sistemas que utilizaban el cuánto gasta mi camión como unidad de medida del gran director de sistemas que soy.

Pero moda o no moda, el mensaje va calando. Sobre todo, si el mensaje viene de fuera: tenemos tanta fe en nosotros mismos que damos más credibilidad a los mensajes del exterior. ¿Cuándo nos daremos cuenta de que esta actitud tiene mucho que ver con la crisis que padecemos?. Así que, para que no me tengáis que hacer caso a mí y podáis hacer caso a mensajes de fuera, os dejo un enlace a un artículo interesantísimo publicado por The Green Grid: Breaking new Ground on Datacenter Efficiency. Es un caso de éxito de como eBay ha conseguido una altísima eficiencia gracias a la alta densidad.