Seleccionar página

OSDA – Open Standard for DataCenter Availability (II)

En el artículo anterior dijimos que los estándares de diseño que han imperado durante muchos años ya no dan respuesta a las necesidades de hoy en día, y en este artículo vamos a ver por qué. Así que tras un pequeño parón para cambio de servidor,  volvemos a la carga con el OSDA.

Pero ¿por qué tenemos que redefinir estas cosas? ¿No es reinventar la rueda? Pues no, y no lo es fundamentalmente por dos razones:

  • La primera es que las normas están diseñadas para un modelo IT clásico, es decir On Premise, en el que cada organización es dueña de sus infraestructuras y las explota. Es evidente que en este modelo de funcionamiento el DataCenter es una infraestructura crítica para la organización, sobre todo si hiciéramos una encuesta y nos diéramos cuenta que lo de tener un CDP de respaldo es menos frecuente de lo que pensamos y, en todo caso, más reciente de lo que pensamos. Es decir, hasta ahora ha imperado el paradigma Juan Palomo: la organización es propietaria de sus infraestructuras iT y se encarga de explotarlas, así que esas infraestructuras, al ser críticas, deben ser lo más fiables posible. Si puedo Tier 3, pues Tier 3. Y si el bolsillo me da para TIer 4, pues Tier 4. Y, el que podía, un CPD alternativo, pero esto último en empresas pequeñas y medianas se ha limitado en la mayoría de los casos a hacer copias de seguridad y llevarlas a casa. Puede parecer absurdo, pero puedo hacer una lista con más de 100 organizaciones que están todavía así. Organizaciones públicas y privadas, grandes y medianas empresas, comunidades autónomas, ayuntamientos de más de 100.000 habitantes (una de las peripecias de mi vida fue diseñar el rescate informático de un ayuntamiento al que se le quemó su único CPD), universidades, etc, etc. Las implicaciones son evidentes: como sólo tengo un coche, necesito que sea duro y fiable, así que no me importa que sea costoso y feo. Es el modelo Volvo aplicado a IT: si puedo, me compro un segundo coche por si las moscas. Si me puedo permitir dos Volvos, me compro dos Volvos. Y si el segundo es un Pandita, ni cabrá toda la familia, ni iremos igual de seguros ni llegaremos tan lejos, pero siempre será mejor que nada.
  • La segunda son los Dogmas de Fe que existen en el mundo IT, y el datacenter no sólo no es ajeno a tener dogmas sino que a durante años se ha quemado en la hoguera a los herejes que pensábamos que quizá mereciera la pena echarle una pensada a algunos conceptos, por si hubiera alguna forma diferente para hacer las cosas de una forma más eficiente. Podríamos citar muchos de estos dogmas de fe. Pero, por ejemplo: la electricidad es un servicio que se contrata a una compañía eléctrica, y si quieres que te diseñe un sistema fiable de suministro eléctrico para tu datacenter tendrás dos contratos de suministro con dos compañías diferentes y te tendrán que llegar dos líneas diferentes de dos subestaciones diferentes. Está claro que el que piensa así tiene acciones de las compañías eléctricas. Podríamos seguir con más dogmas sobre electricidad, refrigeración, etc. Por cierto, recuerdo que cuando hace diez años hicimos el CPD de Caléndula y contaba que utilizábamos intercambiadores de calor aire/agua en el CPD mucha gente me miraba con más repelús que a los extraterrestres de Men in Black. Ahora, las soluciones InRow aire/agua están a la orden del día. Muchas de las soluciones que aplicamos entonces y que fueron muy innovadoras ahora están a la orden del día. Eso si, diseñamos armarios capaces de albergar 40kW, y a día de hoy no he visto ningún otro CPD capaz de eso.

Si nos fijamos, ambos puntos encierran una gran contradicción: las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones son muy innovadoras, y han sido la tecnología disruptiva que han provocado grandes cambios sociales y económicos en los últimos 50 años. Sin embargo, las TIC son reacias a la innovación. Es más, en el mundo del DataCenter no sólo no se ha fomentado la innovación sino que, en buena medida, se ha penalizado. Si nos fijamos, en las normas existentes no caben energías renovables, autoconsumo, otros modelos de refrigeración, etc. Es evidente que una norma no puede prever qué tecnologías van a aparecer en los próximos años, pero sí puede prever cómo incorporarlas.

Así que este es uno de los objetivos del OSDA: no sólo hay que utilizar la tecnología que hay disponible hoy en día, también es necesario fomentar la innovación e incorporarla al proceso. Y esto empieza por las definiciones de base. La primera es que si yo soy el CTO de mi organización debo diseñar infraestructuras para dar respuesta a las necesidades de disponibilidad de mi organización, y ese diseño debe ser global. Es decir, romper ese paradigma en el que un CPD es una mónada aislada del Universo. Por ejemplo, qué es mejor: ¿un único CPD a prueba de bombas o tener la carga en dos o tres CPD’s low cost en un modelo activo/activo? Como hemos dicho en artículos anteriores, tenemos que tener en cuenta que los Centros de Proceso de Datos existen para ejecutar aplicaciones, así que lo verdaderamente importante es que funcionen estas últimas.

Lo importante es diseñar infraestructuras que den respuesta adecuada a las necesidades. Y dar respuesta adecuada significa, como decíamos al principio, pensar sobre el problema que tenemos que resolver y cuál es la mejor forma de resolverlo, abstrayéndonos de dogmas. Incluso los que hoy en día defienden modelos On Premise -sigue habiendo mucha gente que se aferra a ellos- que sin darse cuenta han ido externalizando el correo amén de otras muchas cosas, así que tienen que asumir que los modelos de Cloud Híbrida están a la orden del día.

En el próximo artículo entraremos en materia del OSDA. Mientras tanto, ya sabéis: si queréis implantar metodologías y métricas en vuestro CPD, contactad conmigo.

 

OSDA – Open Standard for DataCenter Availability (I)

[bws_linkedin display=”share”]

Durante muchos años, los estándares de instituciones como el Uptime Institute, TIA y BICSI han sido ampliamente utilizados en diseño, construcción y operación de DataCenters. Son sencillos y relativamente fáciles de utilizar, y su primer objetivo es facilitarnos una clasificación básica sobre datacenters. Cada uno de ellos tiene sus peculiaridades, pero básicamente marcan los requisitos para tener cuatro categorías de centros de proceso de datos. Estas cuatro categorías tienen pequeñas diferencias entre unos estándares u otros, pero podríamos hacer una descripción somera de ellas así:

  1. Básico y no redundante: el nivel más básico no tiene elementos redundados, por lo que en caso de fallo de un componente crítico se producirá una parada. (el responsable de explotación no pega ojo)
  2. Básico redundante: los componentes críticos están redundados. (el responsable de explotación necesita una dosis fuerte de pastillas para dormir).
  3. Mantenimiento concurrente: se puede hacer mantenimiento de cualquier componente sin necesidad de parar o degradar servicios. (el responsable de explotación baja la dosis de pastillas en invierno)
  4. Tolerante a fallos: el CPD es completamente tolerante a fallos. (el responsable de explotación duerme a pierna suelta)

Los estándares marcan unos requisitos de diseño y constructivos para encuadrarse en cada una de las categorías y, si se cumplen, como consecuencia se tendrá una tasa de disponibilidad conocida de antemano. Si las políticas de explotación se adecúan a las buenas prácticas, estadísticamente deben cumplirse las tasas de disponibilidad especificadas en la norma. Durante años, estos estándares han sido muy útiles.

Pero ¿y hoy en día? ¿Son suficientes? Claramente no, y en este artículo vamos a ver por qué. Estos estándares están diseñados para un paradigma en el que cada organización tenía su centro de proceso de datos y, si la organización se lo podía permitir, uno alternativo. Es decir, estas normas asumen que una organización tiene un centro de proceso de datos propio, en el que tiene toda su producción. Como es evidente, este datacenter es crítico, y debe estar diseñado de forma robusta. Si me lo puedo permitir hago un datacenter que resista una bomba atómica, y si soy más pobretón con una o dos UPS me vale.

La informática es crítica para una organización. Si la informática se para entonces la organización se colapsa, así que tiene que funcionar sí o sí. Por eso, durante muchos años, por favor, me ponga usté un host mu caro o lo mejor que haiga y no repare en gastos. Los sistemas eran carísimos y el software tanto como el sistema o más: el coste de los mainframes y sus licencias convertían en irrisorio el coste de la electricidad, las UPS’s, las enfriadoras y demás martingalas necesarias.

Pero claro, para que funcione el host y su software, el router y todas esas puñetas hacen falta cosas básicas: electricidad y frío. Para esto las soluciones han permanecido invariables durante muchos años: en la electricidad un suministro de luz (o dos para los ricos) contratado a una compañía eléctrica. Por si falla el suministro, uno o más sistemas de alimentación ininterrumpida. Y para cuando se agoten las baterías, uno o varios generadores diesel. En el lado del frío, cacharros que generaban frío a base de compresores, se enfriaba el aire y ese aire frío se echa debajo del falso suelo. Por si las moscas, se ponen más cacharros de frío de los necesarios. Por cierto, que el viejo sistema de refrigeración por impulsión por falso suelo es un ejemplo del despilfarro energético que ha caracterizado al mundo del datacenter, porque hacerlo así es como encender el aire acondicionado del dormitorio para refrigerar el salón.

Por eso los estándares que hemos mencionado hablan explícitamente de este tipo de infraestructuras. Pero hoy en día las cosas son diferentes por muchos motivos. Uno de ellos es que tenemos un abanico de soluciones mucho mayor, y el otro es que desde hace tiempo el precio del kWh sube más que las angulas en navidad. Así que uno de los parámetros que hay que tener en cuenta en las tres fases del datacenter que hemos detallado al principio, esto es, el diseño, construcción y explotación, es el de la eficiencia, y el problema es que los estándares mencionados no contemplan para nada la Eficiencia (escrito así, con mayúsculas, como debe ser).

Para suplir esta carencia The Green Grid ha propuesto el Open Standard for DataCenter Availability (OSDA). Tal como el propio TGG indica, uno de los objetivos al proponer el OSDA es fomentar la innovación, teniendo como metas la sostenibilidad y la Eficiencia Energética. En esta serie de artículos veremos los principios básicos del OSDA y cómo utilizarlo. Y ya sabéis, si tenéis dudas o queréis averiguar el estado real de vuestro datacenter, contactad conmigo.